2 jun. 2010

TRAMUNBIKE Xll “el retorno de mis principios”

Antes de comenzar, decir, que los hay que tener muy bien puestos para perder el tiempo, leyendo las historias de un don nadie en este mundillo, pero se agradecen todo tipo de cumplidos ... e insultos, por el pedazo tocho que acabo de plantar !!!! ja, ja, ja, lo sientooooooooooooooo!!!!!!!

Prologo


Y son cinco ya, los años que he conseguido acabar la gran Tramunbike, muchos piensan que el gran triunfo esta en conseguir una buena posición en esta marcha, pero para mí, como para muchos, el gran premio, es acabarla durante cinco años consecutivos. Este año, además, con el hándicap de no ir súper preparado y con la cabeza puesta en pasarlo bien y admirar de vez en cuando, los parajes que en los cuatro años restantes, a base de cabezazos por ir ciego, no lograba poder ver, este año por fin, con mucha más calma, he contemplado los bellísimos parajes que adornan esta marcha, y disfrutado de los manjares en los avituallamientos, dejando atrás un poco la competición y disfrutando mucho más de la naturaleza y la btt.

Este tocho de crónica, esta dedicado, a todos los que se sientan identificados con ella; de sobra es conocida la dureza en la larga distancia sobre una btt, la padecemos más de uno, por eso, el logro de esta, es coincidir con más de uno, huyendo de las clasificaciones y el resultado, adentrándonos en lo personal, o sea, en el sacrificio, el esfuerzo y sudor de cada uno de los trescientos i pico participantes, no solo de los tres primeros, que también rezan en la marcha, y que a veces, son los grandes olvidados.


Una semana antes de la gran cita.


Mucho me costo convencer este año a mi compañero Pipo, de que de una vez por todas, tomará la decisión de venir a la Tramun, lógicamente, y a sabiendas de la suerte que le acompaña en las marchas/carreras, pues es normal que el, tuviese ese miedo escénico a una de las grandes del panorama catalán, pero, como este año, el mendas, no tenía muchas ganas de dejarse media vida en la cita, iniciamos un pacto, que hace mucho tiempo que nos une, iremos juntos !!, de puta madre, eso motiva hasta a cualquier empresario en horas bajas, Pipo y Nava, dos mastodontes que suman 190 kilos en sus carnes, intentaran acabar la Tramunbike, pues de coña, manos a la obra. Tres semanas antes, iniciamos con el C.E. Escoleta Btt, unos entrenamientos de larga distancia, que ha día de hoy, aún arrastramos el cansancio, pero, que necesitábamos, para afrontar con unas mínimas garantías, la gran marcha.

A falta de una semana para el evento, no se me ocurre que intentar perder los kilos que no he perdido en seis meses, eso nos pasa a muchos, es como cuando viene el verano y todo kiski quiere ponerse en plan tabla de lavado de la segunda guerra mundial, señores, a que coño estamos jugando !, nada que me tape la cabeza con un trapo y con mis 94 kilos (el año pasado 88), nos vamos pa la Tramun.

Vaya semana que pase, antes del carretón, yo pensaba que me estaba empezando a poner malo, y no !!, que cojones, es que tenía unos nervios acumulados que pa que te voy a contar, perdidas de liquido nasal, posible resfriado, dolores abdominales, frecuentes caídas de moral, no estas bien, no podrás acabar, te vas a cagar … eso sí !! me cage más de una vez, fue la razón de casi acabar deshidratado antes de comenzar la carrera, pero eso lo dejare para más adelante, por que va a traer cola. Lo dicho, que mal se presentaba la cosa, muchos nervios y con esperanzas de poder acabar y disfrutar de la marcha, sin hacernos daño y logrando llegar los dos juntos, que últimamente esta muy caro.


El día de la carrera.


El sábado noche, a diferencia de muchos, yo me disponía a intentar alcanzar uno de los retos del día, dormir lo suficiente para no estar cansado al día siguiente, ya que a las cinco de la madrugada, había que levantar las grasas del colchón, si, estas cosas tiene la tramun, que es de las que te hacen levantar a las cinco y casi a las cinco de la tarde llegas a casa, vamos diez horas de curro, pero con placer. La putada, pues que me eche un momento con uno de mis hijos a ver la tele y collons, si están echando eurovisión !! cagada, para colmo se puso emocionante ya que no se le ocurrió al cabronazo del Jimmy Jump que meterse en la canción de España, y ahí es donde ya la cagamos, me chupe todo el recital de canciones, más las votaciones, total las doce y media de la noche, je, je.

Con la presión metida en el cuerpo, por irme a dormir tarde y los nervios adquiridos en los últimos días, alcanzaba la cama, con más pena que gloria, cerrando los ojos, no se a que hora, y … rinnnnngggggggggggg, su p.ta m.dre !!, como en las películas, tu, pasaron cuatro horas y media en un momento, para mí que fueron segundos, parecía que había estado durmiendo en la sala del tiempo de nuestro amigo Son Goku, que allí un día era un año, para los que no os acordáis. Diossss!!! que sueño, cansancio, todo los problemas en uno, joder; me auto convencí de que collons pasa hostia, si vamos a pasarlo bien, pero … mi otro yo me decía … si, si, a pasarlo bien, pero chaval, vas a la Tramun, y es aquí donde la cosa me empezaba a hacer presión. Bien, con un suculento desayuno y un café algo cargado del día anterior, por que si hago mucho ruido mi mujer me mata, me dispuse a bajar al garaje a ultimar los pequeños detalles de última hora. Esto lo hago siempre, ya que ayuda a mover un poco los intestinos y pegar la primera del día (ya se entiende no?), tomando pues la presión a los neumáticos que era lo único que me quedaba por hacer, a parte de añadir liquido a los bidones, después de estar diez minutos abajo, toca echar el primer sprint del día, carrera a las cinco y media de la mañana por las escaleras del vecindario, esperando que no salga ningún vecino a preguntar algo, por que lógicamente en esos momentos no puedes parar ya que has apurado tanto que una simple pausa podría causar el desastre, yeahhhh!!! llegar y descargar, uffff !, esto va viento en popa.

Con todo un poco en su sitio, la maleta y la bici cargada, a buscar al compañero … Pipo que al abrir el garaje de su casa, parecía más que había discutido con alguien, que no que iba a una marcha a pasarlo bien, presentaba los primeros síntomas de “que poco que voy a las carreras” la clásica pregunta de “nava lo llevo todo?” collons pipo jo que se – le dije. Ayer estube todo el día repasando si lo llevo todo. A lo que le conteste .- Casco, bici, zapatillas ? umm. Si, si !, pues ala ya lo llevas todo, y con estas al furgón y para la Opel donde nos esperaban los componentes de l´escoleta, Jordi Mont y Santi Betrian, además nuestros compañeros de salidas y amigos Xavi Conchillo y Xavi Gimeno, más adelante, en Llagostera estaba Albert Carreras, que también nos esperaba para marchar todos juntos hacia Salt. Con todo el rebaño nos dirigimos a la última parada del día, a Fornells, allí nos esperaba Jordi López, nuestro “Google”, así le llamamos, este tardo la ostia en bajar, según nos dijo, estaba rezando en su pequeña capilla montada en su habitación, lo hace siempre antes de salir al ruedo, por que este, señores, este, este es un puto torero, si señor, vaya toreada se ha pegado este año, (posición 30) joder. En fín, pa la Tramun.


Inscripciones


Al llegar a las inmediaciones de las instalaciones de Salt, ya se preveía que iba a ser un día muy cachondo, por que el viaje estuvo amenizado de lo que ya caracteriza a los hombres de l´escoleta, el cachondeo. Cosas del azar, aparcamos al lado del coche de Marc Traiter, lo que no sabíamos, esto nos dejara mucho más delante de la crónica una anécdota muy maja, ya la contaré más adelante. Hacía las 6:45 am, recogíamos el dorsal, si ese dorsal ya arañado por la cantidad de zarzas que se han llegado a comer, algunos de los dorsales aún impregnados en sangre, del último que se dejo media vida por los corriols de esas montañas, vamos solo coger el dorsal, ya impresiona, jeje.

Sin dudar, rápidamente hacía la furgo, ha acabar de maquillarse para la gran guerra, nuestro nuevo traje, que hacía la presentación oficial en una marcha, lucia sus colores azules y blancos, adornados por el escudo en el pecho de la escoleta, bañada por las barras catalanas, dios un honor vestir este uniforme. Con las pinturas ya predispuestas y los últimos retoques a cargar las bicis en los trailers, cada año se ven nuevos diseños de bicis en los camiones, si te quedas un rato puedes ver nuevos cuadros de cartón recubierto, cuadros de carbono a la bombolla, si esa que mola un huevo reventar, este año hasta he visto cuadros a la “vanguardia”, joder, este si que estaba bien ya que iba el periódico súper bien puesto con su celo y todo, vamos que trabajo que se tiene que pegar uno, por cierto, que se sepa, que cada uno hace lo que quiere y que no estoy en contra, lo único que no entiendo, es como cojones te presentas a una prueba en lo que probablemente tu salgas más rallado que los discos de las grecas, joder, no se, pero con todas las de piedras que hay en los caminos, y las probabilidades de pegarte un lechazo son del 75 %, si lo más probable es que te vaya una piedra al cuadro, no se, a mi parecer muchos mimos para ir hacer el bestia, en fin que no lo entiendo, si alguien sabe la explicación que me la diga, no me importa, pero si es por no rayar el cuadro, en fín … umm … no se.

Con las bicis cargadas, tome la palabra y le dije a mi compañero si me “acompañaba” … al lavabo claro, había que dejar todo el peso posible antes de embarcarse en la prueba. Al más puro estilo tia, tia, vamos al water, nos fuimos Pipo, yo y Xavi Gimeno, que apareció de la nada para apuntarse al concurso.

Dios, me sabe mal hablar tanto del tema, pero es que no tiene desperdicio, allí, en la sala del polideportivo, se inició una de las batallas más nefastas de la segunda guerra mundial, el bombardeo estaba servido, eso sí, también he de decir que aquello parecía el metro, gente saliendo, comentando, esperando, hostias no hay papel, por que cojones solo hay un water, yo me voy al de mujeres, la mare quen va parir, que caos ! si, si, por más que la gente diga, ha estos eventos se va con unos nervios que pa ke y para eso esta el roca, para dejarse los nervios en el.

Después de echar las primera gotas de sudor, nos dirigimos al autocar, allí presentábamos la primera nota del día, había una gran fila de gente para entrar y en esas que las puertas se abrieron, todos los escoleteros, incluido el Molseta, que vino por su cuenta, al escuchar el fissssss de la puerta trasera nos tiramos sin pensarlo para esta, joder la que se lió, con un buen rollo de la hostia, casi se nos come la gente por que nos colábamos por atrás, jejeje ! tardamos décimas de segundo en darnos cuenta que por allí no era y con grandes dosis de risa, nos pusimos en la cola, como mandan los cánones. Glups!


El viaje y la llegada a les Presses


El viaje se hizo muy ameno, teníamos al Molseta que nos iba contando sus historias, sobre todo de su amigo Pere, que hace poco a sido Papa, y como que no entrena mucho, desde aquí felicidades Papis. Nosotros, como es costumbre nos metemos mucho con el, por que a parte de permitirlo, al cabronazo le mola.

Después de una hora aprox., llegamos a les Preses y para abajo, a recoger las btts, y prepararnos para la hazaña.

Allí en un momento de confusión, ya que algunas btts habían sido descargadas, y además no nos habíamos quedado con la matricula del camión, donde dejamos las bicis, nos desplegamos, y entre tal distracción le comente a mi colega Pipo, que yo tenía problemas estomacales y que aún no había dejado a toda la intemperie, vamos que necesitaba quedarme a solas con el roca, otra puta vez. Mire hacía el único reposadero que había en la gasolinera, y no se por que, pero parecía la fila del paro, la hostia, que mal. Nada, que me coji a la Torpado y me perdí por una zona, bastante alejada, tirando hacía arriba no lograba ver un espacio apto para la defecación, subiendo una subida de asfalto … un momento, que conste que lo cuento por si tenéis la misma idea otro día, por que el sitio no es muy apto, por que si no, me hubiese ahorrado de contar la última cagada … sigamos … subiendo una subida de asfalto, había un cartel que decía, cuidado con los perros, collons, lo que faltaba, que me bajase los pantalones y me engancharan un par de perracos, uff, marcha atrás y con esas que no encontraba un lugar donde descargar, ya que la maleza era muy abundante, como subiendo, ya había visto a varios que salían de diferentes sitios, pues tire un poco para arriba, total que dije, basta, aquí mismo, entre un pequeño senderito, con un cartel que indicaba una fuente o algo así, me preste a subirlo y paso a paso me fui desproveyendo del maillot, a lo que las hiervas me iban rozando las piernas, al llegar a un frutero (creo que era una higuera) plante mi maillot allí, y me baje el culotte, con muy poco espacio, ya que la maleza era abundante, en esas décimas de tiempo, empecé a notar un picor en las piernas que no era normal, … uy …. uy …. uy …., me había metido en un enjambre de ortigas, mama mía ! con todo aquello ya en pleno recorrido por las venas de mi cuerpo, dispuse todos mis instintos para que no me rozaran el culo, nada más peor que eso, con gran maestría, aguante el asalto, cuatro lanzadas al viento, y culotte para arriba, salvando los escollos. Madre mía que picor de piernas!! Salí de allí como pude y di gracias de que me di cuenta a tiempo, si me cogen el culo, al igual tengo que plegar y todo. Espero os sirva ya que esta zona seguro no cambia y el próximo año seguirán allí. Nunca se sabe, al igual un día me lo agradecéis.

Bajando hacia la gasolinera, me encontré con mi compañero Paco de Cadaques, pedazo de campeón pero mejor persona, compartimos buenos momentos, ya que hacía tiempo que no lo veía, mientras que el me hablaba yo tenia que disimular mi picor, era criminal. Yo creo que la gente flipaba, ya que se pensarían que iba de super pro y me había echado una crema de estas para calentar antes de salir, las que te suelen dejar un poquito enrojecidas las piernas, pues no mi crema se llamaba Ortigal, la más natural. Se lo dije a Paco y este como viene siendo normal se partía el pecho, jeje, que cabrón, en fin estuvimos calentando la lengua más que las piernas y con estas fue pasando el tiempo hasta que vimos que se formaba el enjambre de ciclistas para la salida, dos veteranos como Paco y yo en el mundillo de la btt, nos dispusimos a salir en primera pagina como viene siendo habitual y nos colamos en los primeros puestos de la parrilla, como no, mi compañero de filas Santi Betrian, que a las pocas que va, sale en todas las fotos, estaba también a mi lado.



La salida


La salida se presumía como todas “tranquilita” … este año lo tenía muy claro, en cuanto dieran la salida, a ponerme detrás y con mi compañero Pipo a encarar la subida a Xenacs sin pasarnos de vueltas. Piiiiiiiiiiiii ! en la salida, mi prestigiosa posición se convirtió en una trampa en plan embudo, quede colapsado por ciclistas, pero … como la idea era no salir cagando leches, me deje violar!!!, grite a los cuatro vientos el nombre de Pipo y allí estaba encaramado a mi rueda trasera contando cada uno de los tacos. Entre la multitud pude apreciar al compañero Txema, que el tío esta cada vez más en forma y que pronto le haremos una visita los de la escoleta, para ver si así salimos un día y nos conocemos más a fondo (en el buen sentido de la palabra, solo falta que su mujer piense mal, eh?), buen tío este Txema, además pudo ver como las gasta Pipo, jeje, buena manera de conocerse, en medio de un pelotón.

Con las prisas de antaño, se lanzo el primer ataque una vez dejado el asfalto principal, a estas que fuimos subiendo relativamente bien, nos paso hasta el apuntador, pero podíamos hablar, cosa a la que no estaba acostumbrado, y por momentos me empezó a gustar, sobre todo cuando mirando a mi izquierda podía ver lo bonito del paisaje, cosa que no recuerdo en ninguna de mis otras participaciones. La táctica de este año era no reventarse en los primeros compases de la marcha, si es verdad, que se pilla mucho embotellamiento en la parte de arriba, pero si no buscas resultado, que más da.

Lo guapo del caso, es que conforme te vas quedando hacia atrás la gente suele hablar más, que curioso, pues si, es lógico, la gente que va a disfrutar de otra manera la marcha, pues como que prefiere soltar alguna palabra dentro del sufrimiento que lleva uno, claro esta. Nos encontramos con Cristian, que con el trascurrirían muchos kilómetros de la tramun y sobre todo, prácticamente todos los kilómetros finales, en muchos momentos de la marcha lo tuvimos con nosotros, por cierto antaño Cristian era un pedazo campeón, pero como muchos ahora prefiere disfrutar. Con toda la parafalnaria llegamos arriba y ala pa bajo la bici, la cola de ciclistas invitaba a bajarse y encarar los primeros tramos de bosque a pata, tranquis no pasa nada, el sudor brotaba por nuestros cuerpos, pero aún podíamos hablar cosa que se agradecía y además sin prisas encaramos los primeros corriols, brindando a la vista la oportunidad de apreciar la belleza del camino. Que guapo ! gritaba mi compañero Pipo, enfermo del corriol, para el aquello era el clímax, y solo era el principio, una inmensidad de camino estrecho, con rocas posiblemente desgastadas por el paso del tiempo, entrecruzadas por raíces, que permitían añadir un cierto riesgo técnico, ya que estas bañadas por la humedad de la mañana, al contacto con el neumático, ofrecían los primeros pasos del Twist hacia la derecha o izquierda, según mandase la gravedad del momento.


Dentro del bosque


Por delante, cuatro o cinco kilómetros de corriol guapo, y condicionado por mucha losa de piedra volcánica plana, que con el contacto de las lluvias de los últimos días, propinaban más de un susto, ya que estas, te hacía bajar de vez en cuando de la bici por miedo a resbalar y ser presa de las zarzas. Hace dos años viví en primera línea lo que son estas losas con barro, y rece por que no pasase lo mismo, por suerte, todo quedo en un tanto por ciento bajo, de lo que fue hace dos años, por momentos encima de la bici y en algunos ratos, abajo, pasamos este trozo, disfrutando mucho, tanto por las vistas, como por el camino, además el tiempo acompañaba y de que manera.


La primera bajada del día hacía San Iscle, te los ponía bien puestos, como siempre, el primer tramo, lo hicimos a pata, hubiese sido imposible para mí no haber echo de escavadora, lo digo por que me llevaría todos los árboles seguro, o sea que a pata que se va más seguro, por la mitad me monte y pude hacer bastante trozo y ya casi al final un poquito a pata también, primera bajada disfrutada y echa. Ala al avituallamiento, a devorar, paramos comimos algo y seguimos la marcha sin perder mucho tiempo, en este primer avituallamiento ya había gente a punta pala, si es que ponen una manta de comida que te tienes que parar por cojones, es como pasar por una pastelería sin cristales en las vitrinas y que ponga en un cartel todo gratis, come lo que quieras… te paras o no? Jeje.

Tras el avituallamiento, nos adentramos en una zona boscosa, pero de diferente terreno que el anterior, rodeados de más vegetación, y, senderitos muy guapos con musgo y alguna que otra raíz o piedra toca cojones, esta de un sube y baja continuo, comenzaba a poner las primeras sirenas de alarma en nuestros cuerpos, ya que los niveles empezaban a tocar fondo y aunque solo llevamos unos 20 i pico kilómetros, empezábamos a notar que la cosa iba a ser durilla; lo pasábamos en grande, pero … sabíamos que esto no lo iban a regalar. Pudimos ver algún que otro corredor con algún tipo de problema, el peor, quizá un chico que había caído y por lo que pude apreciar, se había echo daño en la parte baja de la rodilla, la zona, que era un senderito muy traicionero, con alguna que otra raja y mucha piedra redonda resbaladiza, era para tener cuidado, pero ya sabemos, que aunque lo tengas, la sorpresa esta siempre hay.

Con todo nos presentábamos en la zona alta del mirador, allí, le comentaba a mi colegi, que venía una de las bajadas más toca huevos, ya que esta, durante cinco años, me la he tenido que hacer a pata, y creo que el resto de años, a no ser que aprenda a volar, seguiré haciéndola igual. La belleza de los parajes es inaudita, invitan a parar, pero en ese momento éramos unos 8 corredores juntos, a parte de que decidimos bajarnos de la bici todos, decidimos ir tirando por que aquello se tenía que pasar deprisa, ya que para mí, es el peor trozo.

Allí, casi que sale más a renta, tirar la bici, y bajar uno solo, ya que, intentando bajar tu y bici, te puedes dejar un huevo en alguna rama … umm … y después sube a buscarlo, joder !, gracias a que íbamos de parejita, lo tuvimos muy bien, yo me bajo tu me pasas mi bici y la tuya y tu te bajas solito. Vamos de coña, sin arriesgar y sin causar bajas extras. Todo aquel sector, esta echo para grandes del btt, la calidad técnica del paraje, hace que el corredor ponga todos los sentidos en lo que esta haciendo y aún así, hay lugares que cuestan de pasar, ayuda mucho, haberlos echo cada año, eso a mí me ayudo y mucho, pero aún así, siempre hay que mantener el respeto, sin el, te puedes llevar un buen susto.

Una vez por la zona baja del paraje, a lo lejos, pude apreciar una casaca Roja, ostia ?, quien coño es ese? al acercarme pude apreciar el estilo inconfundible de Sergi Martinez, jeje, con mi voz inconfundible le mande un recadito, - noi, del equip Esteve, como vamos! … y me contesto, - ostia, pero si es en Nava, joder, noi la Tramun te pone a sitio … con esto mi colega btto, no quería más que decir que, como hace muchos kilómetros en carretera, en forma esta un rato, pero técnicamente esta pez, yo le diría desde aquí, que tendría que venir con la escoleta de vez en cuando y dejar la flaca alguna vez, aprendería y mucho en la escoleta y no le cobraríamos inscripción, … je, je, je. Manteniendo una conversación con el, me dejo dicho que un poquito más adelante, había una casaca Roja, más cononocida por el ámbito escoletero, Xavi Gimeno, jaja, aquello me animo y hasta me dio fuerzas para ir a cojerlo. Gastando un cartucho lance un descomunal despliegue de todas mis armas, acelerando un par de kilómetros por hora, y pasados unos dos kilómetros, allí estaba. Desde lo lejos, podía apreciar que estaba notando la fuerza de la Tramun en sus carnes, con hombros encogidos y la cabeza metida a lo garbanzo entre estos, comenzaba a sentir los primeros síntomas de que la cosa era dura de cojones. Al llegar a su lado, Pipo y yo, con nuestras bromas de siempre, lo pusimos a buen regazo y con Sergi y Xavi, mantuvimos un buen rato de trayecto.

Los senderitos que venían a continuación, eran nuevos para mí, estos de bajada, secos y muy revirados, eran super guapos, derecha, izquierda, cerrados, abiertos, empleando el toque del freno al más puro estilo decimal, fracciones de toque de segundo, enlazadas con el giro del manillar perfecto, para poder coger cada revirada perfecta, dando el golpe a la cintura para que la rueda trasera se pusiera en el sitio adecuado, derrapando, vamos, lo puto gosilu del btt, joder que guapo, todo esto hasta llegar a bajo del Hostal del Fang, donde los chicos de la Tramun, habían fabricado una revirada en plan pista scalextric, acabada con un par de palets europeos, que daban paso al siguiente avituallamiento del día. Un diez por la organización y que curro señores, que curro.

Hasta allí, aviamos perdido a Xavi y Sergi, en el descenso, estas dos gacelillas, no podían competir con los dos Jabalies de Castell d´Aro, después de un ratillo comiendo como cosacos y bebiendo hasta la saciedad, llegaros los compis, comieron y no se por que, Xavi pidió si le esperábamos, por que quería echar una meailla, yo le dije, vamos tirando despacio, mea, y te vamos esperando. Pero … Xavi portaba en sus interiores mentales la idea, de que tarde o temprano le pegaríamos el palo y lo dejaríamos más tirado que una colilla, decidió entonces aguantar y proseguir el viaje. Encarando lo que para mí, fue lo peor de la marcha, en el sentido de que se me hizo muy duro, empezamos a subir una especie de subida, que hace ya años la e subido en la Copa Gironina, cuando toca ir a Amer, esta la muy guarra, esta provista de un desnivel muy tocapelotas y unas cuantas piedras y rajas, que hacen que vayas subiendo pero no te relajes. Los cuatro jinetes, subíamos la cuesta, por momentos pensé que estaba solo, ya que nadie pronunciaba una palabra. La sensación de cansancio y la sensación del hombre del mazo cerca, presagiaba que algo tenia que ocurrir, y así fue.


Los momentos más duros de la marcha.


Después de estar durante mucho rato subiendo, el tiempo no pasaba, Pipo además, no paraba de decir, - collons, no pasan el kilómetros, mare quen va parir – Don Lorenzo (el sol) apretaba de lo lindo, y la subida parecía interminable, pocos sectores de descanso nos dejaban tiempo a poder reposar, cuando ya afrontábamos otro trozo de subida. Don Xavi Gimeno, opto por ponerse a la cabeza en uno de los sectores donde la subida era algo más pronunciada, esta provista de alguna raja que otra, lo hizo desequilibrase, -ostia noooo ! depositando un pie a la velocidad de la luz sobre el suelo, para no impactar de lleno todo el, solo hizo que levantar la veda de lo que hacia tiempo que estábamos empezando a notar, pero no llegaban.


Los putos tirones o rampas, en mi argot lo llamo mails, me gusta más así, a mi me suelen parecer como estos, ya que cuando llegan hay están pero es cuando se abre cuando realmente ves la información de todos ellos. Xavi con un grito, muy exagerado, empezó el rito, jajaja, puso los pies en tierra y como si de una tortura se tratara se puso más firme que un soldado en la jura de bandera, diosssssssss!!!, gritaba. Nosotros, pensando que sería leve, proseguimos a paso de tortuga, el cansancio era ya descomunal, tras varios metros, seguíamos oyendo los gritos de muerte que lanzaba, Sergi y yo, paramos y miramos hacia atrás, al principio nos dio por reír, por que veíamos que Xavi estaba haciendo la cucaracha en medio del camino, bici tirada y el con pies y brazos alzados, mirando hacía atrás con la cabeza viendo que sus compañeros lo dejaban tirado, jajajaja !! Cabrones –gritaba. Pipo, que ya tenía presencia de que le iban a llegar a su correo unos cuantos, prefirió tirar y dijo que nos esperaba más arriba, Sergi y yo, en una vil jugada a los xinos, nos jugábamos quien iba a ayudarlo, nos pudo más la amistad, y bajamos los dos. Conforme bajábamos un individuo había parado para molestarse por el estado de aquello que había allí tirado, gritando como un animal recién atropellado, jajaja, este, bajo de la bici y … sorpresa … vamos increíble … al bajar de la bici y depositar el pie en el suelo recibió un MAIL, jajajajajajajajaja, ostiaaaaaaaaaaa!! gritaba, vamos a mi me daba algo, yo me partía el culo, Xavi tumbado con rampas, el que le iba a ayudar casi de parto, y nosotros hechos una puta mierda, que casi no podíamos ni ayudarle. Vamos el desastre, después de varias sesiones de estiramientos, Xavi consiguió proseguir el camino, yo me lance a la caza de Pipo y Sergi se quedo con Xavi, por cierto, este dejo al individuo que intento ayudarle allí, con sus rampas. Jajajajaja.

Diez kilómetros donde pude observar que tenia hasta visiones, el calor hacia que la penumbra solo fuera apta para reptiles, la humedad, el cansancio, la sed descomunal, pero sobre todo la carga muscular que portábamos, empezaba a hacer estragos, Pipo, hacia rato que se había marcado unas cuantas sevillanas en plan rampas, le llegaban de todos lados y de todas las intensidades, yo preocupado por mi estado, solo me faltaba acompañarle con cuatro palmas, pero la verdad, con la cabeza entre el manillar, me consolaba a mi mismo, en aquella especie de subida de piedras redondas y lisas que hacían que no tuviese cojones de poner la bici recta. Pipo aguanto todo lo que le vino encima, hasta creo que se recupero y empezó a tirar un rato algo más de lo que podía yo. En un sector muy seco, de mucha piedra, se me fue unos quince metros, en ese espacio de tiempo entre una pequeña curva, escuche un grito, noooooooo, al levantar la cabeza pude ver, con tono desenfocado, ya que el calor me estaba afectando, como en la lejanía, como si de un jinete fuese, a Pipo cayendo del caballo hacía atrás, desde una altura de metro y medio aproximadamente, el impacto fue estrepitoso, sin darme tiempo ni a pensar en que le podía haber pasado, el, me ponía al corriente con unos cuantos gritos y sobre todo el codo, el codo era lo que más le preocupaba, la caída que había originado un gran golpe en la parte alta de la pierna, cerca de la cadera y la espalda, el codo se había llevado posiblemente lo peor, además de diferentes magulladuras, bien, tal y como iba yo que no estaba ni para esprintar, me acerque a el con ansias de levantarlo, ese cuerpo musculoso, cansado y golpeado, debería pesar el doble, por que no tenia fuerzas ni para levantarlo un poco, menos mal que Pipo esta echo un gimnasta y entre la mala leche que tenía y el miedo a haberse echo daño de verdad, pego un brinco y se puso delante de mí, poniéndome el brazo al alcance y diciendo, -que me e echo dime ! – a lo que le conteste – tranquilo. Cogiendo el brazo por su muñeca, le di dos vueltas en plan helicóptero a gran velocidad, como si de una película de chinos se tratara, vi que no se quejaba, y le dije, puedes mover el brazo? Je, je, - a lo que me contesto – pues no se. Yo se lo había movido con gran rapidez y creo que con el golpe que llevaba encima ni se dio cuenta de que se lo movi arriba y abajo. Perfecto, vamos, contesto, con voz firme. Adelante !.

A la zona había llegado ya Sergi y Xavi Gimeno, los cuales quedaron impresionados de ver aquella gran masa de músculo sangrando, menos mal que no paso nada más, y proseguimos la marcha.

Con la perdida de tiempo, que tuvimos, nos atrapo un grupito de ciclistas, serían unos 6 o 7, estos llevaban un ritmito aceptable, pero se denotaba en sus carnes que la cosa iba justa. Pipo, que con el golpe, había conseguido reactivar su mala ostia, empezó a tirar del grupo y a mandar en cuestión de ritmo. Con el hombre del mazo acechando, empecé a retrasarme y a descolgarme, algo pasaba, estaba super agotado. Mi preocupación estaba, en que había notado una serie de correos en las piernas, que no se acababan de abrir, estos tarde o temprano darían caza a su presa, y sin tiempo a pensar más, dios, dios, dios, rassssssss pierna izquierda, aguantando como un titán proseguí con el pedaleo, aguantando como pude y salvando esa pierna izquierda, zasssssssss, latigazo en la derecha, un par de correos que me dejaron muerto, el segundo había entrado desde la parte del huevo a la rodilla, algo exagerado, todo en tensión y con muchas dificultades de poder aguantar el dolor, pero … si paraba, el grupo tirado por Pipo, se me iba. Perdiéndolos de vista, entre algunos senderitos, me empecé a preocupar, no, por que mi compañero no me esperase, si no, por que aún queda algo de orgullo competitivo, aún sin fuerzas comencé a tirar de las reservas, pin, pam, toma lacasitos, pin, pam, lo curioso, no se si os pasa, en cuanto has conseguido salvar esas rampas, las piernas parecen volver a funcionar … de esa manera dispuse mis dos jamones serranos y los hice funcionar a toda maquina para pillar al grupo, una vez allí, Pipo, yo y Cristian, que era uno de los que aguanto el tipo, nos fuimos directos al penúltimo avituallamiento, Puig Galí, allí, dispusimos los últimos retoques a los bidones y comimos algo, para afrontar uno de los trozos, muy guapos de la Tramun, yo personalmente, cuando llego allí, me vuelvo a medio reactivar, no se si es por que ya queda poco, o por la belleza de los corriols que quedan, además muy de bajada, comencé a tirar con ellos detrás, aprovechando que conocía el terreno, íbamos como balas, pero con poca munición. Todo esto nos llevo al trozo de pista que desde el último avituallamiento te lleva al rio, yo calcule unos diez kilómetros por lo menos, a plato y a una velocidad de 35, 40 en según que momentos, para postre, nos cojio un colegi, no se de que equipo, y el bicho se puso a tirar como si le fuera la champions ! madre mia como nos llevaba a los tres, hubo momentos que no sabia si yo estaba allí, o era un sueño, creo que tuve viajes en el tiempo (esto es nuevo), si viaje en el tiempo, es cuando cierras los ojos, aprietas los dientes y por momentos lo estas dando todo, de tal manera que pierdes la noción del cuerpo, esto llevado mucho rato al borde, te puede hacer perder el equilibrio y pegarte una nata de la hostia. Así nos llevo, hasta que de la nada, surgió ese repechón ya famoso, que quien no se acuerda, cae en el, como si de una tela de araña se tratase. Al llegar allí, piuuuuuuuuuu, no veas que desacelerón que pegamos todos, parecía que subíamos la pequeña cuesta en camara lenta, jajajaja, además en medio de la cuesta, habían ya dos colegis, que para subirla estaban dando bandazos de lado a lado, vamos que de los siete u ocho que estamos subiendo, no había prácticamente ni uno que le sobraran fuerzas. Allí Pipo, pego un peo, que no se si fue, el peo el que lo hizo subir, pero no veas el pobre animal, como se quejaba, jajajaja, la cosa estaba ya llegando a su fin. Allí, una vez arriba, el hombre que buscaba la champions, desapareció, gracias a dios, y pudimos encarar el trozo hasta los riachuelillos un poco más descansados, eso si, no los deje ni respirar y mantuvimos un ritmo acelerado, puestos en línea. No conocían, ni Pipo ni Cristian, el trozo del río, entonces al llegar al primer riachuelo, que para mi sorpresa, pasaba una cantidad de agua exagerada, hasta las rodillas, dije, para abajo y a remojar las piernas, callado y guardando la sorpresa, mis compis, se deleitaron y dijeron, o que be, que be que ve aixó per les cames !, yo pensaba, mae mia, como tiene que ir el rio, entonces. Continuamos y sorpresa! Pipo y Cristian, lanzaban al aire un – La puta !, a la misma vez, jejeje, hasta yo me quede impresionado, al ver aquellos muchachos, cubiertos de neopreno y diciéndote – agafa la bici amb l’esquerra !, collons – dije yo, no veas la de agua que había.

De sobras es conocida mi reputación de que soy un friolero, sin más, cuando me presento en la playa, a eso del mes de Agosto, que es cuando más calor hace, me dispongo a meter un pie en el agua y … joder que fria, menos mal que suelo hacer ya el ridículo con los cortes de mangas y maillot que llevo, dejo a toda la playa alucinada, entonces consigo pasar más desapercibido mi entrada en el agua.

La entrada al río fue espectacular, comencé a meter mis piernas, no veas como estaba el agua, helada; ya le dije al chico que si el agua me llegaba a los huevos, íbamos a tener algún que otro problema, y así fue, pero esta vez creo que me gusto y todo, jejeje, un gustazo señores, poder cruzar el río de agua helada que si te descuidas te vas tu y bicicleta, pero que gran gustazo para los músculos, oh deu meu !, además estaréis conmigo de que da un espectáculo acojonante a la marcha, tipo Ruta de los Conquistadores. Por cierto un diez en el río, para la organización, si señor.

Bueno hasta aquí, podríamos decir que se acabo la carrera, un par de kilómetros y pa casa, pero no, no, no, no, no, no, aquí es donde más me toca los cojones la cosa, los dos kilómetros, los podríamos llamar, “ a la caza del muerto “, es allí donde diferentes alimañas practican el arte de dar caza al desesperado, al que herido de muerte, empieza a dar bandazos por todo el carril, molestando casi a las pobres gentes que pasean por allí ese domingo, esa presa, considerada en el argot del btt, como “el muerto”, se convierte para según quien, en el trofeo deseado, es igual que vayas el trescientos, cuando se ve a la legua, una silueta de corredor, comienzas a estudiarlo, si denotas que esta débil, lanzas un ataque en plan leopardo, que le sacas las hojas a los árboles del parque. Bien, a sabiendas de estas alimañas y de que yo a veces también me he convertido en una de ellas, me dije, nengs!! No parem !!, allí ya no había paisajes que mirar, ni avituallamientos que devorar, era la hora de llegar i no íbamos a perdonar ya más puestos !. Tal fue la apretada que hasta Pipo me tubo que decir que parase, que ya había bastante, joder, que no viene nadie por detrás Nava !, jajajaja, todo esto me viene, por que en una tramun, iva con un compañero acabando y tuve a dos tíos detrás durante todo el final del carril, sin más, llegando a meta, a falta de quince metros para entrar, me esprintaron los dos, vamos que me cague en los pantalones y lo curioso es que me quede parado, no daba crédito. Eso me toco tanto los cojones, que por eso, tengo estas paranoias.


El final


La mejor recompensa después de llegar a meta, fue ver que Pipo y yo, habíamos llegado juntos, además, dentro de lo que cabe, sanos y salvos.

Me gusto mucho ver a Pipo, como había disfrutado de la marcha, a días de hoy, aún esta alucinando, y por eso, me alegro de haberlo empujado tanto a que viniese este año.

Allí, entre la cantidad de comida y bebida que había, mis compañeros, todos habían llegado prácticamente sin dificultades y haciendo grandes resultados, pero sobre todo, se reflejaba en sus caras, la satisfacción, mezclada con caras de cansancio, pero al fin y al cabo una grañidísima satisfacción.

A Pipo, casi le llaman la atención con los donuts, no se mete ninguno durante el año, pero como dicen eso, que en los primeros veinte minutos, después del esfuerzo, el cuerpo lo asimila todo, atacamos durante veinte minutos todo lo que era redondo y con agujero en medio, como entran los cabrones!, algo de dolor de barriga llegue a coger, no se si del esfuerzo abdominal o por comer tan deprisa, bufffff!

La escoleta al completo nos fuimos a la furgo a guardar los trastos y sin ni siquiera ducharnos, íbamos a partir hacía casa, lo curioso es que todos empezamos a estirar y poco a poco a sentarnos en el suelo, dejándonos absorber por el alquitrán del parking, que bien calentito que estaba, daba gustirrilin al asunto y nos dejaba adormilados entre rueda y rueda del furgón.

Estábamos reventados, todos!, la anécdota como hace un buen rato, os había comentado, fue que Marc Trayter, había aparcado al lado nuestro, el estaba subiendo la bici al portamaletas, y entre nudo y nudo, Pipo se le acerco y le comentó algo, yo que rondaba entre la rueda de la furgoneta, y tenía el culo arrugado de el calor que pegaba, pude observar como le decía, que había encontrado la carrera, como los comienzos del btt, pura y salvaje ! Aquello es de admirar y pone de manifiesto que estamos delante de una marcha donde se lo curran de lo lindo y de, además, una belleza acojonante. Otra cosa que me di cuenta, es de lo bien que estaba el tio, duchado, peinado y con colonia, …. umm …. igual que nosotros.

Otro año más, a la butxaca !, Tramunbike para btt@s cien x cien, un logro más de la organización por querer acercar este mundo de locos de la btt al consumidor más exigente, estoy muy contento de cómo ha ido este año y sin más me despido de todos, hasta la próxima, que seguro, no me enrollare tanto como en esta. Un saludo y força btt.


Pd.- Un gran placer haber cabalgado durante la marcha con algunos compañeros de afición, encantado del buen trato con la gente y la enorme educación que se ha desprendido en esta marcha. Que n´aprengin, que nos tamos tan mal !

13 comentarios:

Xavi dijo...

Super Pole, encara ploro de tant de riure!
Al loro!

Fins aviat.
Xavi G.

Paco de Cadaqués dijo...

Sabia que la cronica seria epica..,pero te has superado chaval.!!
He disfrutado desde el prologo hasta el final..!!Si no te dan el Pulitzer,poco le va a faltar.GENIAL..!!Un placer compartir,la pre-salida (y post-ortigas)contigo,y la troupe de l'Escoleta.Un abrazo.
Voy a volver a leerla....!!

Beni dijo...

Joder Nava, quasi que en podries fer una novela i tot de la Tramun......
enhorabona per haver-la acabat, i sobretot per haver acabata amb un somriure d'orella a orella......

Ada dijo...

Tens tota la raó, quin toxo! jejeje, quan tingui una estona m'ho llegeixo! A mi també em passa, em començo a enrollar i no hi ha qui em pari, però per algo és el teu bloc, no? així que... Impresionant el riu aquest amb tanta aigua, sort que feia calor!

Txema dijo...

Si senyor!!! Pedazo crònica, sabia que no nos fallarias!!! jejeje. Bueníssima!!! jajaja como me he partido con los MAILS en los momentos mas duros de la marcha!! jaja. Muchas Felicidades por acabar tu quinta Tramun Nava!!! La verdad que tiene su merito, ya que como dices, es de las mas exigente del calendario. Me alegre de volverte a ver, i de conocer a PIPO, aunque sea en el peloton, a ver si la proxima vez coincidimos mas rato! Ya veis que terreno tenemos por aqui a Amer, tu ya lo conoces bien, cuando querais repetimos.....

XAVI dijo...

Brutal Nava, no hi ha dubte que ets el millor fent cròniques. Quin riure! La meva dona m'anava dient: què rius? què rius?
Des de que m'he imaginat en "Google" resant a casa seu en una capelleta, fins a reviure l'atac als donuts d'en Pipo al final de la cursa no he parat de riure i somriure.
Quina sort haver trobat gent com vosaltres per anar en bici, les sortides tenen un plus de diversió.

Jordi Marina dijo...

Això és el capitol I... no?

Divertit, si senyor!!!

Pipo dijo...

encara tinc el regust dels dònuts, ja no m'enrecordava mmmmmmmmmmmm. Per cert tot el que explica en Nava es conya, no ens varem ni cansar, ni teníem l'esquena carregada etc, etc, es més, varem anar en bici diumenge? ¡a si! varem fer uns corriolillus per la zona, una paxanga.

Marc dijo...

Ets molt gran tiu.
La crònica brutal i un fart de riure (com sempre !!).
M'imagino la cara de la persona de l'avituallament i en Pipo menjant els donuts de 5 en 5, qualsevol li diu algo !!!

Entenc lo del donuts, en Nava em va enganxar un any a mi també :)

Per cert, dissabte vaig sorprendre en Google fent budu a un ninot que portava el maillot de l'Escoleta posat i rascant-lo amb ortigues. Ara ho entenc tot.

Nava dijo...

Nois, muchas mercedes por los halagos, los cuales viniendo de utds, no se merecen, con amor y cariño, se llega a todos lados ... umm ... dinero, lógicamente esa es la coctelera, coges amor y cariño y lo metes con el dinero, unas cuantas sacudidas y la felicidad esta servida, je,je, solo los sufridores podemos hacer crónicas tan largas, cuando estas tan por delante, no te da tiempo a fijarte en na de na. Un saludo.
Pd.- El relato no esta echo de la imaginación, esta ... es ... la puta realidad.

Joan Gutierrez dijo...

Estaba esperando la crónica como agua de mayo... joder... la verdad es que te sientes totalmente identificado... sobre todo con los emails... que grande, que grande...

Enhorabuena Nava... te podrias dedicar y publicarlo en alguna revista... jajxjjajajaja...

Ada dijo...

Per fi he tingut un moment (37minuts!!) per llegir-me el peazo crònica, i ha valgut la pena, he rigut mooolt! jejejeje
Apa, i l'any vinent serà la 6a!
Fins aviat!

MANOLITO dijo...

Que pasa que con la crónica de la Tramun has tenido para no hacer mas entradas al blog para un mes no? jeje Saludos