11 oct. 2010

Puigcerdà, gran paraje para la btt.

Hola puedes encender la música y empezar a leer ?? ... enciende
Me toca explicar los preciosos momentos que he podido vivir allí, en Puigcerdà, momentos que he robado a parajes de infinitas mezclas de belleza, lugares perdidos allí donde no cabe la razón, rincones donde se oculta la tranquilidad, colores mezclados con amor para crear un eterno paisaje, en fin, me toca explicar, los mejores minutos perdidos entre estos parajes, minutos que yo y mi btt hemos compartido, para no dejar en el olvido y grabarlos en el fondo de la mente, yo y mis compañeros hemos pasado un par de días en el libro de la montaña, días que seguro no olvidaremos, ya que hemos derramado sudor y
esfuerzo, bañados siempre con simpatía y risas, es seguro que allí, quedaran almacenados gritos de satisfacción y sorpresa, seguro que nunca olvidaremos que es allí donde reposa la verdadera belleza y felicidad.
Por cierto has apagado la música, bien por que ya esta bien de ternura.

Puigcerdà

Dicen que cualquier día es bueno para iniciar un viaje, nosotros un lunes emprendimos rumbo a Puigcerdà, tierra conocida para uno de nosotros y parte de otro, y no tanto para el resto entre los que me encontraba yo. Manel, el más conocedor del terreno, cosa, que más adelante, nos demostraría, que los años no pasan en balde y que se a habituado mucho al sector turístico de Platja d'Aro, confundiendo alguna montaña con las galerías que envuelven su trabajo. Xavi Conchillo, que en sus tiempos de primeros cuartos a la seguridad social, emprendía un trabajo de un mes, en unas colonias llamadas Cortariu, si un mes, lo raro es que lo aguantaran más, pero eso es otro tema. Mi amigo Pipo y yo, eramos quizá ... bueno quizá no, eramos los más desconocidos por aquellos barrios. Con esto quiero decir que poco habíamos andado con la btt por aquellas zonas, cosa que ponía un pelo de emoción al asunto, e dicho pelo !! perdón, un ápice de emoción a la zona en concreto.
Lo costoso de un viaje, para realizar un par de días en btt, fuera de los contornos de tu mansión, pues lo lógico, un desbarajuste del copón, para hacer una bolsa de dos días, parecía que estabas preparando la mochila del inspector Gadget, esto por si me falta aquello, esto que no lo utilizo nunca me lo llevo por que me puede hacer falta, el botiquín de Rambo, también, por que me han dicho que no hay farmacias por allí ... etc, etc, haber no me jodas !! pongamos un punto de reflexión a la bolsa de viaje, un par de calcetines, un par de calzoncillos, y todo lo demás para la btt, o sea casco, maillot y par de zapas, con esto más que suficiente. Bueno, en realidad llevamos un equipaje bastante justito, ya que la idea era estar un par de dias en btt, no de marcha por la zona. La gran suerte, es que Manel, el anfitrión, tenía un piso en la zona, el cual nos venía al dedillo, equipado con un gusto excepcional, hizo las maravillas de los invitados, ya que nos sentimos como en nuestra propia casa, cosa que es de agradecer (boing, boing).
Una furgoneta Citroen, y un buen remolque para cargar las cuatro bicis, viaje cómodo y sin ningún problema, lleno de anécdotas contadas al más puro estilo escoletero, nos llevo todo el viaje entretenidos sin tener que echar mano a la radio. Un poco de lluvia, y los enteraos de la tele que siempre te lo ponen muy pero que muy mal, nos ponía en alerta ante la situación del tiempo, pero ... todo quedo en una pura anécdota, ya que los días restantes estuvieron acompañados por el gran Lorenzo y un poquito de frescor matinal, vamos unos días muy bellos, (bellos = putisima madre). Una vez en Puigcerdà y acabando con las historias que Manel nos contaba de su juventud cuando hacia la collada de tossas con un carro, bueno coche, pero ya te puedes imaginar en aquellos tiempos el coche, y que la subía con dieciocho años, con eso te lo he contado todo, vamos un peligro, con todo esto, llegamos al lugar ya tocada la noche y con ganas de cenar e irnos a dormir, para que al día siguiente pudiésemos disfrutar del día btto.
Descargando los trastos y empezando a construir el primer bocado de las jornadas venideras, pudimos contemplar como Xavi, tenía un dominio especial en la cocina, si, si, un dominio que alcanzaba niveles tan altos como los de Ferran Adrià, ,
claro, el Ferran de hoy en día, el que solo dirige y abandono sus principios de curro a tope para ganarse la fama alcanzada hasta ahora. Pues si, Xavi demostró una habilidad especial en el escaqueo y las artes de mandar al personal, pero pensamos, no, esto es que el chaval esta cortadillo y le da cosa arremangarse, si, si, y un huevo de avestruz (que son más gordos), vaya jugador de gran hermano esta echo el bicho, juas!! vamos por que no sabía donde estaba aún el mando de la tele que si no ... um .. pero, en fin lo dejaremos en una anécdota más de la estancia en Puigcerdà. Con el estomago cargando pilas para el próximo día, vimos un poco de tv y nos contamos cuatro hazañas juveniles, de nuestros tiempos veinteañeros, después de la paliza, nos metimos en la piltra, Pipo que contempla miedos por la noche y ancestros que dice que le visitan, necesitaba dormir solo, Manel, como estaba en su casa, pues se pillo su antigua habitación y yo, bien a mí me toco compartir litera con Ferran Adrià, digo, perdón, con Xavi, que ya se adjudico la parte de arriba, gracias a dios, ya que ante la descomunal descarga de gases que se dio toda la noche, convivi abajo en mi litera, como si de un soldado de la primera guerra mundial se tratase, dejando que los gases se quedaran en el techo como si de un vil globo de reyes se tratara, jajaja !!!.
Al día siguiente, apresuramos el levantamiento del colchón, nos levantamos sobre las 8:30 am, el día presentaba alguna que otra nube, pero rodeadas siempre por el eterno Lorenzo, que al final del día, se haría dueño y poseedor del terreno. Con esto, un buen desayuno, y apa, para la primera zona de guerra. Nos dirigimos, hacía Bellver, por la carretera divise un maillot Mérida, piernas muy delgadas y físico mega deportivo, tirando a pro, pues si, lo puto crack, Jose Antonio Hermida, andaba por su zona, de golpe y porrazo Xavi perdió el conocimiento como si de una fan de Julito Iglesias se tratara, Pipo inicio el contragolpe y mando a Manel que parase en el arcén, pero nosotros que guardamos y mucho las formas en la carretera, buscamos un sitio más pa lante, para que de esta manera pudiésemos fotografiarnos con el sin peligro. Pues bien, no le vimos ni las pegatinas de la bici, ante el desanimo, solo pudieron pasar dos cosas, una que diera la vuelta, y otra, que su secreto de entrenamiento sea que sube las montañas de tierra con la de carretera, por que lo perdimos de vista, je je, no, lo más probable, nos dijeron que había una carretera con una subida del 15 y el iba a entrenar por allí. Bueno otra vez será.
De Puigcerdà a Bellver, corto trayecto en coche, cosa que se agradece ya que vas directo para realizar así una salida desde el mismo pueblo. Coche aparcado y desembarco de bicis, todo preparado foto de rigor y a consumir calorías.
Ya, al principio, los paisajes prometían; una mezcla de frescor y aliento de montaña nos envolvía, no hacia frío, y solo los manguitos protegían los brazos, ya que en el inició de la salida los cuerpos aún no estaban totalmente calientes. Pasamos los primeros kilómetros buscando la ruta, ya que Manel, la tenía en el gps, pero entiendo que no sería de "marca" ya que marcaba lo que le salia de los huevins. Algo descolocados por un pueblo muy majo, hicimos un poco de "puebling" obligados hasta encontrar el camino a la primera ascensión del día. Iniciamos la primera "subidita" del día, pim, pam, pim, pam, subir, subir, subir, collons!!!, puja, puja, aquí cuando se baja, íbamos diciendo al mismo tiempo que nuestros corazones intentaban ponerse " a la altura" de las circunstancias en aquellas montañas, la verdad que los primeros repechones eran de infarto, aunque se tratase de un 5 % tan solo, ya que se notaba y en cantidad, que no estábamos echos a la altitud. Una vez abandonada las primeras lagrimas de aclimatarse, proseguimos la subida con ritmo, pero ... reservando fuerzas ya que la jornada se preveía larga y collons si lo fué, la salida la hacíamos a las 10 am aprox. y llegamos a las 7 de la tarde, cagate. Hicimos unas cuantas paradas, el paisaje lo valía, y a mí personalmente me iba de coña, ya que me costo llegar a un ritmo, ya que por momentos parecía que necesitaba de oxigeno. Flipados por los paisajes y los terrenos que nos envolvían, continuábamos el camino, no, sin olvidarnos de los juegos escoleteros, Xavi, que claro, como esta muy en forma, decidía abandonar al grupo ya que el ritmo no era de su agrado, y en una de estas, conseguimos atraparlo, no gracias a nuestro esfuerzo, si no ha que había recibido una llamada de móvil y no pudo rechazarla, con la consiguiente parada en el lateral. Nosotros que lo intuimos, lo avanzamos, y el con una simple mirada, ya nos dijo, iros iros, que ya os cogeré, lo que el no sabía es que nuestra intención no era dejarle si no, escondernos tras unos matorrales, cojer cuatro mierdas, que por cierto abundaban, de estas secas que iban dejando los animales por el suelo, y cuando pasase, lanzar le un confeti merdal, encima, además del susto. Pues así fue, como encima el tío, iba de sobrado, ya que subía hablando con el móvil, je je, ante los copos de mierda que le empezaron a caer, quedo sorprendido, si y lo digo así, por que casi ni se inmuto, hay que ver la influencia que tiene el puto móvil en nuestras vidas, que no te deja ni emocionarte, estas emparanoiado con la mierda el móvil y es más importante que el mundo que nos rodea, y si no, seguro que muchas veces lo habréis comprobado, seguro que si hubiese subido concentrado en lo suyo y sin el aparato entre la oreja, se hubiese llevado un susto descomunal, pero... el móvil es el móvil. Tras esta pequeña demostración de broma juvenil, divisamos un pequeño prado con alguna que otra ternera y sus acompañantes, caballos, terneros, alguna mosca y algún que otro insecto. Unas fotos y algún que otro tentempié, y para abajo, una bajada de camino de tierra con cuatro piedras muy divertida, donde nos lanzamos, eso sí, con alguna que otra prenda encima, ya que la temperatura era calurosa subiendo pero bajando, la cosa cambiaba, además, habían surgido cuatro nubes toca pelotas, que mantenían pulso con el sol, por conseguir el liderato de la jornada. En una de estas, otra vez, el señor Xavi, dio muestras de que aún no ha cumplido la edad del veterano, y no conformándose con el camino que tomabamos los abuelos, el quiso destacar bajando una pequeña trialera imposible, con la consiguiente hostia bien empleada. Una vez todo en su sitio, y llegando abajo después de una buena minutada, nos encontrábamos prácticamente en medio de las montañas, Manel que volvió a mirar su Gps, y se dió cuenta que nos habíamos saltado algún trozo, tiramos hacía atrás y otra vez a volver a subir, no por el mismo sitio, si por otro camino que nos llevaría al subidón del día, o mejor dicho a dejarnos medio hígado en la subida. El pepinaco, era descomunal, ya que subían los metros de desnivel a una velocidad inaudita, prueba de esto, algunas fotos que vereís, donde los protagonistas dejan algunas muestras del esfuerzo, el último trozo se tubo que hacer a pata, y casi con la bici a cuesta ya que la inclinación era extraterrestre. Con estas que sudados hasta los calcetines, llegamos a lo que sería, para mí, lo más bonito del día, un prado a casí 2000 metros de altura, lleno de animales, contando a nosotros claro esta. Caballos, potros sin indios, terneras, una vaca blanca preciosa, etc, etc. Al llegar Pipo y Xavi se fuerón hacía unas rocas al fondo del prado y manel y yo, hicimos una afotillo, eso sí con un miedo tipo Freddy Krueger que echaba patras. Saque mi camara y bajo mi montura, le dije a Manel, unamos las bicis para hacer un tripode, si, si, mientras que iniciabamos ese acto sexual entre bicicletas, una de las "peazo" vacas, empezó ha acelerar su movimiento, Manel, que de esto sabe un rato, me dijo, al loro Nava, esta no lleva buenas intenciones, y joder, con lo grande que soy, a veces me doy cuenta de que pordría haberme dedicado a otras cosas, con el movimiento aún más ralentizado que un camaleón en plena caza, me fui casi incorporando a la bici, mientras que buscaba ubicación a la cámara, no quería perderla, en estas que le dije a Manel, - como lo ves?? y el me contesto - creo que no lleva buenas intenciones, a no ser que crea que le vamos a dar pienso. Je, je, collons, yo solo me quede con la primera estrofa, como si de una salida se tratase, se me armaron todos los músculos de mi cuerpo preparados para un esprint descomunal, gotas caiendo de la frente nublando la visión entre las gafas y el apoderamiento de un nervio atroz, ya que la cosa se trataba de que si arrancaba, tenía que subirme de un salto en el sillín, dejarme parte de los huevos, y encima darle a los pedales, acertando en clavar las calas y salir echando tierra de por medio en plan dibujos animados, o sea eso en tres segundos, solo te podía llevar a una cosa ... que con lo que peso ahora, me cargase el cuadro de cuajo en el salto, pues si, la vaca inicio un pequeño trote, y a mí solo se me ocurrió que lanzar un grito en plan niña animadora, y dije Maaaneelllll, este ante la sorpresa de que iniciaba la carrera, dejo la bici, encaro a la vaca y en plan movimiento de manos arriba y abajo, como cuando hacíamos gimnasia antiguamente en el colegio, se lanzó a por ella, al grito de woooooo woooooo, la vaca pego un giro impresionante, tipo Lorenzo en Gp, la hostia, ... me cague.
No se si me asusto más la vaca o Manel ante tal arranque, la cuestión es que paso el serial y pudimos hacer la foto, bufff. Eso sí, no penseís que la vaca se contento con asustarse y ya esta, no, prosiguió su camino y al fondo, como vio a los otros dos, inicio la marcha hasta allí, con ella toda la bandada de animales que estaban en el prado, al fondo veíamos al señor Xavi, que ofrecía unos suculentos frutos secos a un caballo y este no se si con la cola, aviso a todo cristo. Manel y yo entre medio de la estampida, conseguimos alcanzar la roca en la que empezaban a comer Pipo y Xavi. Al llegar, pues saque la cámara y realice un vídeo que habla más que lo que yo os pueda contar. Hubo momentos que temí por nosotros y sobre todo por las bicis, ya que los tíos se acercaban a olerlas como diciendo, vaya animales más raros que llevan esta gente, pero la verdad es que fue mágico y al mismo tiempo super chulo, poder estar allí arriba, con la tranquilidad que había y como no "entre animales", fue un momento inolvidable.
Tras el movimiento animal y una pequeña llenada de estomago, ya que nuestra intención era comer en casa sobre las 3 pm; iniciamos una ascensión, en busca del corriol que nos llevaría a la Roca Foredada. Manel, hacía unos años había echo la ruta en compañía del amigo Eduard, y como es normal, cuando vives en la costa y te jartas de ver bikinis en verano, como que los caminos de la montaña se te olvidan un poco, total, que subimos por un bosque tipo último Mohicano, más empinado que Baldwin Street, allí empezó la cuenta atrás, y lo digo por que ya eran aprox las 4 de la tarde y precisamente no encontrábamos el corriol que nos llevaba a la famosa ya en aquellos momentos Roca Foredada. Bien, Manel, algo nervioso, ya que su intención era llevarnos hacer un corriol espectacular cerca del Refugi dels Gonecs, intentaba hacer unos cursillos intensivos del Gps, ya que normalmente no lo utiliza, lógicamente iba algo perdido, pero el chaval le ponía los 5 sentidos del cuerpo humano, en una montaña con forma de pechos, si lo siento mi imaginación a veces es así, o sea una al lado de otra con un entremedio de sube baja, nos dedicamos a ir para un lado y para otro, como si de una atracción se tratase, ya que el Gps marcaba, pero no marcaba exactamente allí, parecía como si la cosa estuviese bordeando la montaña, planos, mapas y mucha tranquilidad, se unían para intentar localizar la senda que nos llevase a la Roca del copón. Bien, Pipo, alertaba a los excursionistas, o sea, nosotros, que la cosa pintaba mal, estábamos, lejos, sin comida, poca agua y encima la tarde se empezaba a echar, con lo consiguiente, perdidos pero, con la tranquilidad de que podíamos volver por el mismo sitio que habíamos venido, pero ... esa no era la intención y cabezones, continuamos buscado el caminito. Media hora más tarde, desbancados en el intento y ya con más cabeza, decidíamos volver por el mismo sitio que habíamos venido, ala para abajo, bajadita de la hostia, de lo inclinada que era, me tocaba la barbilla en el neumático, vamos exagerado, ramas, piedras, saltaba de todo, yo que me quede detrás, podía apreciar como bajaban mis compañeros, era precioso, que colorido, pero ... que peligro, mama mía, tenías que estar muy atento ya que las bajadas por la zona, ocultaban muchas trampas, las que te podían hacer desmontar en cuestión de segundos, demostrándole al mundo que el oficio de acróbata esta a merced de cualquier biker.
Bueno, una vez bajando, Manel grito esperanzado, - el camí es per aquí !!, ostias tu, mira por donde encontramos el caminillo, resulta que el tío, cuando hizo la ruta, no habían subido ni la mitad del pepinako que subimos nosotros, o sea, que habían cogido el camino muchísimo más abajo, collons !! pero al bueno de Manel le perdonamos todo, y con alegría, continuamos nuestra búsqueda de la Roca agujereada del copón, por el precioso camino. Las fuerzas flaqueaban ya que llevábamos horas alimentando a nuestro cuerpo con la abundante grasa de la cual me he provisto este pasado invierno y parte del verano, pero no todo queda en alimentarse, los músculos iban cediendo, y ha estas que Pipo hacía la clásica pregunta a la que muchos estamos más que acostumbrados en los pelotones, que dice así, - falta mólt ??? Diossssss!!! noooooo!!!! no lo digas, pues si lo dijo, con estas palabras se activan ya las reservas y malo, malo, malo. Manel, en un intento de quitar leña al fuego, contesto ... no, que va queda poc, ademes ara tot es anar planejant !!, bien, yo en mi más profundo interés de aprender mi lengua a la perfección (cosa que me cuesta), entendí, que íbamos planeando el resto del camino, cosa extraña en aquellos parajes, pero cuando uno no esta en casa, todo puede ser. El camino, increíble un sube baja que de planeo tenía lo que yo se de chino, sabes? la mare quel va pari!! pim, pam, pim, pam, otra vez arriba y abajo, trialeras, pepinakos cortos pero intensos, vamos un camino de caixa girona, al más puro estilo corriolero, eso si, muy guapo. Pues hasta llegar a divisar La Roca Foredada, que a mí ya no me parecía tan hermosa, por que llevaba un ciego más gordo que cualquier chaval en un fin de semana de juerga, mae mía.Continuamos bajando hasta llegar a la riera que partía la pana entre montañas, luego el silencio, fiuuuuuuuu, mientras que yo acababa de hacer una foto a la Roca desde abajo, mis compañeros iniciaban la que sería la tercera subida sería del día, esta más corta, pero con la consecuencia de que el desgaste era ya demasiado serio. Me quede solo y tire de mi último cartucho para coger al grupo, lógicamente el Pro, de la salida ya no estaba por que no le van los ritmos lentos, y divise a Manel y Pipo que al mismo tiempo me esperaban. Allí, lo peor del día. A lo que Manel llamaba - anar planejant, nos encontramos con una subida de la ostia, yo perdí hasta las letras del maillot, madre mía, íbamos callados tirando como podíamos, la cosa pintaba muy mal. Yo me quise encomendar a mis mejores días en aquellas carreras donde lo daba todo, lógicamente lo daba todo por que algo quedaba, pero allí, a mí no me quedaba nada, a Manel ni el cambio, y a Pipo, ayyyy a Pipo, a este que ya veía alucinaciones, iba diciendo, -em marejo, em marejo, uyyy, alarma general, Manel le dijo -parem tu, y este como ya es normal por ya que dicen que fue criado entre fieras, contesto .- noooo, em de seguir, ara no podem parar sería pitjor, vale, el no paro, pero yo sí, plante uno de los 47 que calzo en el suelo y golpee con el casco el manillar al mismo tiempo que me desinflaba como un globo, Manel al lado mío dijo - no puedo más Nava, y yo le conteste lo mismo. Viendo que nuestro compañero tiraba, que en tal caso, parecía el más tocado, no nos dejo más remedio que proseguir su estela. Unidos otra vez, llegamos al Refugi dels Gonecs, donde encontramos la Font de Pradell, allí que habían unos renacuajos (Càpgros), que eran más grandes que el dedo del pie gordo, o sea que por tema alimentación no hubiésemos pasado gana, allí, por fin llenamos los bidones y conseguimos encarar lo que sería el lujo del día. Desde allí hasta Cortariu, una bajada corriolera espectacular, de verdad, si tenéis algún día oportunidad de ir la a disfrutar, es el nova más, tiene de todo y más además de que tienes más de media hora bajando sin parar, acojonante, bueno esto en otras condiciones lo hubiésemos disfrutado más pero... demasie que pudimos sostenernos encima de la btt, y llegar sanos y salvos abajo, 51 kilómetros contemplaban la salida y unos 2000 metros de desnivel acumulado, na, para cuatro amigos, nos ta nada mal. Con esto que llegamos al furgón, cargamos y para casa, a comer, cenar, y lo digo así por que eran las 7 pm cuando llegamos y nos pusimos a comer, cosa que a las 9 pm ya estábamos prácticamente cenando, jejeje, de allí a la tv, Pipo y yo resistimos como jabatos los rollazos de la tv, Manel se fue a la cama y el amigo Xavi dormía con su pantalón de pijama estilo escoces en mi regazo, o sea en el sofá, no pudo resistir la morriña del cansancio y el sonido televisivo, ideal para pegar una cabezadita antes de ir a dormir a la cama.
Anecdota del día, Manel que gastaba unas Oakley, se las dejo en la Font del Pradell, lo digo por si veis algún pastor con estas, no os sorprendáis que son las de Manel, juas, juas, juas!!

Al día siguiente salimos hacía Llívia, desde allí realizábamos una salida dirección hacia les Gorges del Segre, precioso lugar, eso sí, desde Llívia, todo el puñetero rato subiendo, otra vez, hasta las Gorges, allí, disfrutando del entorno, nos envolvían dos montañas por la que pasaba un camino semi asfaltado, que ascendía hasta el Refugi de la Culassa situado a 1834 metros de altitud, este estaba acompañado todo el rato por el rio Segre, que bajaba al costado del camino y daba un eterno frescor al ambiente, bien, una paliza hasta llegar allí, por que no se si por la altitud asimilada, o por que era el último día y sabíamos que esta salida no era tan larga como la anterior, decidí atacar, vamos atacar era ir a cojer a Xavi Conchillo, que como siempre, no puede aguantar ir con los compañeros a regazo y disfrutando del entorno, no, el tiene que tirar para sentirse SuperMegaPro, y eso es lo que hice "intentar alcanzar al Pro", bueno esta vez si que perdí hasta las alpargatas, hasta llegar al Refugi, fuí a tope, cosa que hicimos todos, ya que se sabe que cuando uno abre la lata, jejejeje, bien Pipo y Manel llegaba a mi vera, y con Conchi, nos hacíamos unas fotos allí en el Refugi, vamos que sirbe solo para refugiarse unas horas, por que como te quedes mucho rato te confunden con un llonki, la virgen como estaba el refugi. Desde allí, otra vez hacía arriba hasta llegar a 2084 metros de altitud, sin parar, ha toda hostia, y dejándonos el alma en la subida, la verdad es que el encanto del paraje era espectacular, he invitaba a dejarse un poco la polvorilla mientras que te envolvías en plan regalo con aquellos coloridos tan y tan hermosos. Bueno, al llegar arriba, a el Pla de la Creu, saque otro pequeño video, donde se puede mostrar creo algo la esplanada, no tan bella como la del día anterior, pero si, muy, muy arriba como marca el perfil. Desde allí, hacía abajo, por una escarpada bajada que no habían echo ni los más antiguos del lugar. Nos dejamos aconsejar por un tio de Manel que vive en Llívia, y que además tiene una tienda de bicis y demás artilugios, este nos dijo que podíamos probar por allí, el hacía tiempo que no pasaba, mejor dicho años, y no sabía como estaba, y eso para los de la escoleta no deja de ser más que una proeza para meter al saco, y allí nos dirigimos, pues ... pa cagarse (no se lo que hago pero todo el día voy cagao, jejeje), la bajada era descomunal, podías dejar la bici que iba totalmente sola, y probablemente no sobre las ruedas ya que esta llegaría rodando destrozada hasta abajo, la bajada se componía de un corriol inventado lleno de hojas y piñas diminutas que resbalaban más que los pasotas de los años 80, super peligroso, además hicimos parte del camino inclinados hacia atrás, y acompañados de la montura en un lado, que más que ayudar estorbaba, pero como son tan caras no podíamos tirarlas. En zonas, pudimos montar y bajar un buen rato, pero la mayoría de las veces quedábamos atrapados en lugares donde los aludes habían echo grandes estragos, el paraje era bellisimo, pero al mismo tiempo escalofriante, ya que por momentos me imaginaba aquello en pleno invierno, allí metido y con un alud bajando desde lo alto, uf !! habían arboles colgados en las copas de otros arboles lo que indicaba lo serio del asunto. Pero nosotros a lo nuestro y para abajo, con el Conchillo nos sacamos unas instantáneas, mientras que Manel y Pipo bajaban mucho más adelantados, yo la verdad es que estaba de la bici hasta el casco, pero había que aguantar. El final de la bajada, fué en si aún más serio que lo empinado del día, el final fue técnico a más no poder diria que hasta lo pase francamente mal en según que sector ya que disponiendo de una herramienta fija, me era más difícil sortear según que sectores, y allí, creo que fue una de las muchas veces que temí por mi físico durante las salidas, pero esta se llevaba la palma. Una vez todo realizado llegamos otra vez a las gorges habíamos realizado una vuelta entera a la montaña de arriba a abajo, desde allí otra vez a Llívia, y a dejarnos bautizar por las aguas del rió, dejando también una fresca instantánea para la posteridad. Bueno, con todo esto nos dirigimos a casa, comimos cargamos los bártulos y para casa de verdad, pasando a tomar café por la Molina y llegando con un regustillo de volver grandisimo. No más me queda que darle las gracias a Manel, ya que otro anfitrión como este no se encuentra ni en los mercadillos de segunda mano, gracias. A Xavi Conchillo, bueno, posiblemente se podría presentar a una edición más de gran hermano, en la que me gastaría medio millón en mensajes para "que no lo echarán", ya que os aseguro que la convivencia con este individuo tiene mucho jugo o quizá debería decir juego. A mi Pipo, nada, el y yo somos uno, con esto queda todo dicho. Una cosa, como no tengo tiempo no me alargo más, o sea que este tocho me ha costado muchos momentos, la salida se realizo hace dos semanas, ja ja, imagina lo que me ha costado colgarla.
Pd.- Si tenéis oportunidad de ir a Puigcerdà no valoréis nada, ya que vale la pena y mucho, es un paraíso para la btt, pero ... mejor que os llevéis los caminos bien estudiados, solo es un consejo.
Un placer.
Los vídeos gravados en las diferentes etapas de la excursión !!



7 comentarios:

Paco de Cadaqués dijo...

Cronica sublime..!!!Que detalles,que de verbos,adjetivos,sustantivos, juegos floraleS.....y encima con afotos y videos..!! Si es que no falta de ná..!!Enhorabuena por el tocho y por los esos 2 dias de asueto por tierras lejanas.
P.D no habia visto tu entrada hasta hoy.Es que ando ejerciendo de boletaire ultimamente.
Records a tots els de l'Escoleta.

Joan Gutierrez dijo...

fin del primer dia, jajaja, mañana más!!!!!

Lástima que se haya dado ya el premio Planeta, jajajaj. Lo de la vaca, aún estoy corriendo y todo.

El tema de que ya falta poco y es todo plano, me suena a cuento chino. No hay popular, que te digan: tot és baixada... el pròximo que me lo diga, se va a comer....

Mañana la segunda parte!!!

MANOLITO dijo...

Te cansastes tanto en la ruta como haciendo la crónica...jeje muy buena! Aquest pais tan petit té uns racons tan grans!!! Saludos

xavi dijo...

No tinc paraules per expressar... com de grans són les mentides sobre mi que ha comentat en Nava. En Nava es fa gran i comença a xoxejar i a tenir llacunes de memòria, però el tiu sap escriure una crònica, i fer-te riure com ningú, tot i que sigui a costa meva eh punyetero!!, això no ho puc negar.

PD. Per cert que els hi passa als meus pantalons del pijama, que no són xulos, o què?? Clar com que no són dels colors de l'Escoleta...

Santi dijo...

jajajaaja!! Quin peaso de cronica!! I quina ruta la del primer dia, segur que si torneu a veure la vaca al final de la ruta us la menjeu!!

Txema dijo...

Pedazo crònica Nava!!! las encotrabamos a faltar!! jajaja, bueníssima!! No te has dejado nada!!, y encima las describes que parece que haya estado allí!! jeje. Una excursion de estas siempre van bien, me alegro que os lo pasarais tan bien, buena tierra para ir en BTT, siempre planeando!! jeje. Hasta pronto!!

Marc dijo...

Òstia Nava, simplement boníssima.

Si tingués la meitat del teu talent que el que tens tu per fer les cròniques, hauria atrapat l'Hermida, torejat la vaca i baixat a cavall l'últim corriol. I AMB ELS PANTALONS D'EN XAVI POSATS!

Fins aviat!!